• November 26, 2022, 7:37 am
  • info@hastaquecaigalatirania.com
  • Error>

Casos de ganadero Bravo Silva y capitán Rivas Jiménez: un año con excarcelación y aún tras las rejas

Casos de ganadero Bravo Silva y capitán Rivas Jiménez: un año con excarcelación y aún tras las rejas

Casos de ganadero Bravo Silva y capitán Rivas Jiménez: un año con excarcelación y aún tras las rejas

Casos de ganadero Bravo Silva y capitán Rivas Jiménez: un año con excarcelación y aún tras las rejas


Desde la Redacción Hasta que caiga la tiranía

Al triángulo de torturas y violación de derechos humanos en Venezuela se adiciona el Ministerio de Asuntos Penitenciarios, aún manejado por la diputada Iris Varela a través de la ministra Mirelys Contreras; órgano que no respeta las medidas tribunalicias, como el caso de un ganadero y un capitán con boleta de libertad y permanecen presos.

Así en Venezuela, no se respetan las leyes ni las jurisprudencias, es el reporte de la periodista Sebastiana Bárraez, experta en la fuente militar, en el portal argentino Infobae, en que certifica como el Ministerio Penitenciario libera a detenidos sin orden judicial; desde que la entonces ministra Iris Varela inventó la Operación Cayapa y dio libertad a miles de presos comunes con delitos graves.

Y prosigue en estas violaciones, pasando por encima de la Fiscalía y los tribunales; después que pasó a la Asamblea Nacional y dejó a su pupila en el Ministerio, girando desde el parlamento decisiones sobre los detenidos y utilizándolos para actos políticos e incluso para ocupar fincas, reseña este trabajo de investigación.

El 16 de noviembre de 2021, el juez Tercero de Control del estado Apure, José Antonio Méndez Laprea, emitió boleta de libertad de Bronco Vengeles Bravo Silva, preso en el Centro Penitenciario Yare III del estado Miranda, caso de la causa Nr. 3C-20.768-21, con sobreseimiento de la causa, describe Sebastiana Bárraez.

Sobre Bravo recaen delitos como traición a la Patria, según artículo 465 del Código Orgánico de Justicia Militar; espionaje, artículo 471 numeral 5 del código mencionado; ultraje a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, del artículo 505; rebelión, artículo 486.

Ya ha pasado más de un año desde esa decisión y Bravo Silva sigue en El Rodeo II.

El 8 de julio de 2022, la juez Luisa Renee Garrido Traspalacios, en comunicación Nr. 135-22 enviada a la directora del Centro Penitenciario Rodeo II, informó que en su Tribunal de Terrorismo no hay ninguna causa penal contra Bravo Silva.

“De la revisión exhaustiva de la causa signada con el Nr. 3CT-065-21 se pudo evidenciar que el ciudadano no está solicitado por esa causa, por lo cual las solicitudes de traslado se realizaron por error involuntario, debido a que Bravo fue mencionado en una de las actas procesales, sin tener responsabilidad penal de las mismas”, suscribe la juez.

Bravo Silva tiene su domicilio en San Carlos de Cojedes, donde posee una finca donde ceba ganado; en Elorza, municipio Rómulo Gallegos, Apure, tiene otra finca con ganado de cría. En Apure, como hacen muchos ganaderos, pagan a gente que se dedica a la crianza de los mautes. En los meses de octubre recibía en Apure, los becerros destetados y los trasladaba a la finca de Cojedes; ese proceso de negociación puede durar unas semanas, señala el reporte periodístico.



Inicios de un infierno

Marisol Tapias Toro, alias La Patrona, es conocida en Apure por su relación con las entonces Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC); en esa época el Ejército venezolano toleraba sin problema que ella en su finca tuviera instalado un campamento de esa organización guerrillera.

La Fuerza Armada de Venezuela (FANB) cedía la autoridad a esa guerrilla que después pasó a ser disidencias cuando se firmó el acuerdo de paz en Colombia. El problema se derivó cuando el ELN desata la guerra contra las disidencias de las FARC por el control del territorio.

Tapias era una mujer con mucho poder, el de las armas y el dinero. En la zona, se recurría a ella para negociar cualquier cosa e intermediar en disputas. Muchos ganaderos y productores, la consideraban la llave para resolver problemas locales.

Bronco Vengeles Bravo Silva estaba en la finca de Tapias cuando funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim), al mando de Juan Bautista García Arocha alias El Gavilán, llegaron y detienen a La Patrona, tres empleados y a Bravo.

Los efectivos preguntan por el dueño de una camioneta que estaba en la finca, respondiendo Bravo Silva que es suya; cuando le piden abrirla, él les dice que estaba allí para comprar unos becerros y que en la guantera del vehículo tiene el dinero.

Y cuando uno de los funcionarios pregunta qué hacer con él, con el señor Bravo, la respuesta de El Gavilán fue que también se los llevaran “para que haga bulto”.

Todos son detenidos y trasladados a la DGCIM de San Fernando de Apure; tres días después a la DGCIM de Boleíta en Caracas, donde permaneció tres meses y luego a la cárcel militar de Ramo Verde, estado Miranda; tres meses después lo envían a la cárcel de Yare.

Se celebra la audiencia en San Fernando de Apure, lo asiste un defensor público y el tribunal le da libertad plena; media hora después Bravo Silva está en un hotel con su hijo cuando llega el juez, con funcionarios de la Guardia Nacional y custodios de Yare, le dicen que deben llevarlo a la cárcel de Yare, porque por allá el Ministerio Penitenciario le daría la libertad. Todo fue un engaño, relata Bárraez.

Pasaron los meses y Bronco Bravo no lo liberaron; más bien es llevado a la cárcel de El Rodeo y lo presentan, el 8 de julio de 2022, ante el Tribunal de Terrorismo en Caracas; pero la juez Luisa Renee Garrido Traspalacios menciona a todos los de la causa, menos a Bravo.

El Fiscal y la juez buscan entre los documentos y reconocen que él no aparece nombrado y le piden que salga de la sala porque él no tiene nada que ver en la causa que se sigue a los otros.

Pero, tampoco lo dejaron en libertad, porque la juez informó que ello lo decidía el Ministerio Penitenciario, y envió el oficio 135-22 a la directora del Rodeo II explicando que no hay causa contra Bravo Silva.

Han transcurrido casi dos meses y no hubo ni siquiera respuesta del Ministerio Penitenciario al oficio de la juez Garrido. Así se juega a la justicia en Venezuela.

Otro caso de las arbitrariedades es el del capitán William Andrés Rivas Jiménez, quien tiene boleta de libertad plena desde el 15 de noviembre de 2021; lo han torturado en la cárcel de La Planta para que no reclame sus derechos. La verdadera razón por la que Rivas Jiménez está preso es por la retaliación del régimen venezolano contra un hombre muy cercano a Diosdado Cabello, el coronel Luis Augusto Piligra Jiménez, presidente de Lácteos Los Andes, detenido y enviado a los sótanos de la DGCIM, Caracas, por hechos de corrupción en la empresa que presidía, reseña este trabajo de investigación.

No solo Piligra, su pareja y su hermano Pedro Álvarez Jiménez están presos porque eran parte de la empresa estatal de Lácteos; lo grave es que han extendido la persecución contra familiares que nada tuvieron que ver con esos negocios.

Así como el capitán Rivas Jiménez tiene boleta de excarcelación desde el 15 de noviembre de 2021; casos que dice mucho de cómo se administra la justicia rojita en Venezuela.