• August 18, 2022, 10:17 pm
  • info@hastaquecaigalatirania.com
  • Error>

El Nacional: llega a sus 79 años sin sede, expropiada por el régimen

El Nacional: llega a sus 79 años sin sede, expropiada por el régimen

El Nacional: llega a sus 79 años sin sede, expropiada por el régimen

El Nacional: llega a sus 79 años sin sede, expropiada por el régimen


Desde la Redacción Hasta que caiga la tiranía-

Hoy, llega a 79 años unos de los periódicos más longevos de Venezuela, de gran prestigio, pero con su sede expropiada por el régimen, que luce descuidada, como todo lo que toca el socialismo del siglo XXI.

El Nacional se convirtió en el periódico más importante de Venezuela, el periódico de la opinión, de los intelectuales. “Es el diario que genera cambios, es referencia nacional e internacional. Además, es el medio de las ideas. Era el periódico de las transformaciones, y eso era lo que Miguel Otero Silva quería”, afirmó su hijo Miguel Henrique Otero, actual presidente de la organización, pero que por las persecuciones lo maneja desde el exilio.

Desde su fundación, en el año 1943, El Nacional inició una travesía llena de obstáculos hasta convertirse en referencia para Venezuela y el mundo.

Y a pesar de que en las últimas dos décadas ha enfrentado las arremetidas de un régimen que atenta contra la libertad de expresión, hasta desalojar y despojar arbitrariamente a este medio de su emblemática sede en 2020, El Nacional hace lo posible por mantenerse firme y ejercer el periodismo independiente, sin atadura, como así llega a sus ocho décadas informando, con la única arma: la verdad.

“Sobrevivimos y seguimos dando pelea”, indicó Miguel Henrique Otero, presidente editor de El Nacional en su editorial.

“Con esa expoliación, se quedaron con la rotativa y con toda la tecnología que se tenía para producir la edición impresa; de igual manera con los locales con los que nos ayudábamos para sostenernos”.

El régimen utilizó a la Guardia Nacional Bolivariana para apoderarse de la sede. Ingresaron “con armas largas, sin respaldo legal o documentación, como lo hacen los bárbaros”, condenó.

A Miguel Henrique Otero no le sorprende el abandono de la estructura; “cada expropiación realizada por el chavismo se hace con la finalidad de destruir”. “Ni siquiera hacen el menor intento en desarrollar algo positivo”, criticó.



Golpe a la libertad de expresión

La pérdida de la sede principal “fue un golpe duro, porque el edificio era el patrimonio físico más importante del periódico”. Y con todo ello, hasta el 2019 mantenía una edición impresa, no con los cuatro cuerpos que tradicionalmente salía, sino a un solo cuerpo; pero aún aguardan las esperanzas y entretanto se actualizan en su página digital, en la que para no dejar de realizar sus seguimientos de los grandes problemas del país ha establecido alianzas estratégicas con otros medios de Latinoamérica.

“El futuro es seguir trabajando, luchando e informando”, afirmó el presidente editor.



Huella histórica imborrable

Miguel Otero Silva, fundador del diario El Nacional, dejó una huella histórica para el periodismo latinoamericano. Su hijo, Miguel Henrique Otero, señaló que su padre “era un periodista que antes había tenido otros periódicos. Manejó un periódico de izquierda, también uno muy importante llamado El Morrocoy Azul, el cual era un impreso humorístico que salía los sábados”.

Aquel semanario generaba mucha conmoción, tanto en Caracas como en el interior del país.

Su abuelo, Henrique Otero Vizcarrondo, que era un industrial y fundador de la electricidad de Barcelona, veía lo que hacía Otero Silva y decía que no era un medio serio, dijo.

Otero Vizcarrondo viajó a Boston, en medio de la Segunda Guerra Mundial. “Había un periódico nazi en Boston que quebró y lo cerraron. Entonces, mi abuelo compró esa rotativa. Sorteando los submarinos alemanes en un barco, montó la rotativa”, indicó.

Con la maquinaria ya en sus manos, dijo decidido a su hijo: “Mira, vamos a hacer una cosa seria. Tú oficio, el periodismo, es demasiado bueno para que estés haciendo periódicos militantes o periódicos humorísticos. Tienes que hacer un periódico serio”, recordó Otero. Y así nació El Nacional, un ícono del periodismo independiente en Venezuela, de referencia mundial.

Para Otero, los millones de venezolanos que adquirieron el periódico impreso durante décadas, los mismos que se han actualizado para seguir al diario digital, son evidencia de que se ha logrado la meta que se trazó su padre.