• August 18, 2022, 10:33 pm
  • info@hastaquecaigalatirania.com
  • Error>

Magistrados del TSJ en el exilio: de valientes a migrantes en el olvido

Magistrados del TSJ en el exilio: de valientes a migrantes en el olvido

Magistrados del TSJ en el exilio: de valientes a migrantes en el olvido

Magistrados del TSJ en el exilio: de valientes a migrantes en el olvido


Desde la Redacción Hasta que caiga la tiranía-

Hace cinco años, 33 juristas fueron designados miembros de la máxima corte del país. Ahora, 24 de ellos padece, en diferentes medidas, los problemas propios de la diáspora venezolana.

El presidente del TSJ en el exilio, Antonio Marval, recuerda que en 2020 se promulgó la ley que incluye al TSJ como institución que le correspondía financiamiento del gobierno interino que lidera Juan Guaidó, por las características de lo que sería su funcionamiento con un presupuesto propio. Sin embargo, hasta el momento, la instancia judicial no cuenta con ningún tipo de recursos.

“Valientes, valientes”, así los calificó una multitud de personas, entre miembros de la sociedad civil y diputados, que participaron en aquella sesión, en aquel momento presidida por Julio Borges, en julio de 2017.

Ahora, cinco años de ese hecho inédito en la historia del país, que les costó la persecución por parte del régimen de Nicolás Maduro y el posterior exilio a los 33 juristas designados miembros de la máxima corte del país, en sesión especial realizada en la Plaza Alfredo Sadel, en el este de Caracas, padecen en diferentes medidas, los rigores de la diáspora venezolana.

El presidente de la junta directiva del TSJ en el exilio, el magistrado de la Sala Político Administrativa, Antonio Marval, y el segundo vicepresidente, magistrado de la Sala Electoral, Domingo Salgado, repasan las principales decisiones de esta máxima instancia judicial que contaron con apoyo del Parlamento elegido en 2015 y que en 2022 mantiene su funcionamiento sin ningún tipo de financiamiento ni recursos provenientes del gobierno interino que lidera Juan Guaidó, relataron en una entrevista para El Pitazo.



Marval, oriundo del estado Carabobo, es uno de los 33 magistrados, entre titulares y suplentes, que se vieron obligados a salir del país, en medio de la persecución que se registró 24 horas después de la juramentación.

Le tocó regresar a Valencia, desde Caracas, para refugiarse en un lugar seguro hasta el 1 de agosto de 2017, cuando salió de Tucacas en un bote rumbo a Curazao, junto con otros tres de sus colegas en una travesía de 6 horas, para llegar a Florida, donde reside.

“Tal y como lo hacen nuestros hermanos cubanos para huir de una dictadura. Jamás imaginamos que después de la juramentación iba a comenzar una persecución”, destacó Marval.

En el olvido

Marval detalla que al no contar con el apoyo del gobierno interino, deben desempeñarse en actividades que, en la mayoría de los casos, no se relacionan con el ejercicio profesional.

En el caso de Salgado, el abogado logró dividir su tiempo al frente de las labores en la instancia judicial venezolana en el exilio, con reconocimiento internacional, con el negocio de bienes raíces en Miami, además de servicios de electricidad, cita el reportaje.

A cada uno le ha tocado vivir el sacrificio de la migración y de los trabajos propios de migrantes, sin abandonar las responsabilidades y compromisos frente al pueblo de Venezuela y sus familias. En ocasión de una solicitud de información al gobierno interino hace dos años, la ONG Transparencia Venezuela cita la Ley Especial del Fondo para la Liberación de Venezuela y Atención de casos de Riesgo Vital, que tenía previsto destinar la cantidad de 1.968.000 dólares para el proyecto de cumplimiento de las funciones de la Contraloría Especial y el Poder Judicial Nacional.



De este monto, poco más de 1.400.000 dólares, según Salgado, conformaban el presupuesto total para el TSJ en el exilio, como una instancia con una estructura de funcionamiento amplia: pagos para magistrados, sede, equipos, arrendamiento y material, entre otros aspectos.

Ese mismo año, se promulgó la ley que incluye al TSJ como institución que le correspondía financiamiento del gobierno interino por las características de lo que sería su funcionamiento con un presupuesto propio. Sin embargo, hasta el momento, la instancia judicial no cuenta con recursos, aseguran.

“Para nosotros, los magistrados, nunca ha sido ejecutado ese presupuesto, estamos hablando de un incumplimiento de tres años, pero de cinco años en los que cada uno de los magistrados tuvimos que separarnos de nuestras labores en Venezuela”, refiere Salgado.

Estas circunstancias, sin embargo, no han sido un obstáculo para que la instancia judicial en el exilio continúe sus labores.

“Es lamentable ver cómo el TSJ ha sido objeto de olvido por muchos de quienes nos designaron y que se lavaron la cara frente al pueblo, porque al final se trató de un mandato del pueblo. No nos han tomado en consideración para el presupuesto que nos corresponde por ley, pero la falta de recursos no ha sido un muro de contención para seguir trabajando para darle respuesta a los venezolanos”, concluyó Marval.

Decisiones del TSJ en el exilio

El TSJ en el exilio, en un principio se instaló en la sede de la Organización de Estados Americanos (OEA), en Washington, y se mantiene con 6 salas (Constitucional, Casación Penal, Electoral, Político Administrativa, Casación Civil y Social) y su conformación la componen 24 magistrados desplegados en Chile, Panamá, Colombia, España, Estados Unidos y Alemania.

Entre las decisiones o sentencias más significativas en estos 5 años, cuentan con 60 pronunciamientos hasta ahora, según destacan tanto Marval como Salgado: el juicio con posterior condena contra Maduro, la nulidad de la Asamblea Nacional Constituyente del oficialismo, así como del sistema electoral venezolano y la declaratoria de inconsistencias del Registro Electoral.