• August 18, 2022, 9:53 pm
  • info@hastaquecaigalatirania.com
  • Error>

“A la vocación la mata el hambre”: frustración y descontento entre trabajadores públicos por desmejoras salariales

“A la vocación la mata el hambre”: frustración y descontento entre trabajadores públicos por desmejoras salariales

“A la vocación la mata el hambre”: frustración y descontento entre trabajadores públicos por desmejoras salariales

“A la vocación la mata el hambre”: frustración y descontento entre trabajadores públicos por desmejoras salariales


Desde la Redacción Hasta que caiga la tiranía-

Frustración e indignación, es lo que sienten los trabajadores públicos luego de que hace algunas semanas recibieron un bono vacacional incompleto, en base al sueldo que percibían en diciembre de 2021.

Se les suma a una larga lista de desmejoras salariales luego que se les estableció la Oficina Nacional de Presupuesto (Onapre) desde 2018, y por las que diferentes gremios han decidido mantenerse en las calles.

Armados con pitos, pancartas y consignas, los docentes acompañados del sector salud, petroleros, obreros, administrativos, estudiantes y población civil, casi todos los días, envían mensajes al régimen en señal de protesta hasta ser escuchados.

En la cita en Caracas, frente al Ministerio de Educación, se aglomeraron cientos de trabajadores, de 70 ciudades de todo el país. Se conoció que docentes de Guayana apenas recibieron 300 bolívares, al cambio 20 dólares por el bono vacacional, mientras hay un sector que todavía no recibe tal remuneración, como los docentes adscritos a la gobernación de Carabobo.



“Que la ministra Yelitze Santaella entienda que queremos el pago de nuestro Bono de vacaciones completo, porque lo trabajamos y nos lo merecemos. No puede ser que la Onapre con un instructivo nos cercene y nos quite 75% del bono recreacional. Hoy le decimos a las autoridades: está en juego el inicio del nuevo año escolar”, dijo a El Nacional el presidente de la Federación Venezolana de Maestros de Caracas, Edgar Machado.

La crisis económica devaluó los sueldos de todos los venezolanos, sobre todo, a los trabajadores de la administración pública, incluso profesionales con alto grado de instrucción universitaria reciben el mínimo establecido. Montos que no alcanzan para cubrir siquiera las necesidades básicas de alimentación, medicina o transporte.

“Cómo una persona puede sobrevivir con 130 bolívares al mes. Compramos medicina o compramos comida, pero no somos dignos de comprarnos un par de zapatos, alguna vestimenta o simplemente salir a recrearnos con nuestros hijos o nietos. Es por eso que debemos seguir en las calles», expresó Leida Brito, luchadora social conocida como la abuela del casco rojo.



El descontento es evidente entre los trabajadores públicos. Más allá de lo que ha ocasionado en sus finanzas personales, la falta de un salario digno ha generado en ellos un malestar emocional, con autoestima por debajo.

“Después de 18 años de servicio vivo en mi casa mantenida por mis familiares; no tengo derecho a un acceso a la salud adecuado, a la recreación, a comer bien. Es triste cuando se es profesional, con postgrado y maestría “, señaló la docente María Salas, quien esperaba con el grito de sus consignas poder descargar parte de esas emociones que le aquejan.

Pedro García, presidente de la Asociación de Educadores Jubilados y Pensionados Unidos de la región capital, aseguró que desde hace años muchos trabajadores públicos y sus familias están pasando hambre por no poder costear tres platos de comida al día con sus sueldos, algo que les ha traído como consecuencias problemas de salud severos y en algunas ocasiones irreversibles.

Ante ello, advirtieron que si no se les cancela completo, no se reintegraran el próximo año escolar.

Con información El Nacional