• October 19, 2021, 9:42 pm
  • info@hastaquecaigalatirania.com

Presidentes latinoamericanos rechazaron las dictaduras de Maduro, Ortega y Díaz-Canel en la CELAC

Presidentes latinoamericanos rechazaron las dictaduras de Maduro, Ortega y Díaz-Canel en la CELAC

Presidentes latinoamericanos rechazaron las dictaduras de Maduro, Ortega y Díaz-Canel en la CELAC

Presidentes latinoamericanos rechazaron las dictaduras de Maduro, Ortega y Díaz-Canel en la CELAC


Desde la redacción Hasta que caiga la tiranía / Con información de Infobae

La cumbre de la Celac celebrada en México este sábado, 18 de septiembre, fue el escenario escogido por Nicolás Maduro para hacer su primer viaje oficial luego de que la justicia norteamericana lo acusara de narcoterrorismo y ofreciera $15 millones de recompensa por su captura.

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador abrió las puertas de su nación al líder del régimen venezolano, así como al dictador cubano Miguel Díaz-Canel.

Sin embargo, mandatarios de algunas naciones latinoamericanas aprovecharon la oportunidad para fijar su postura de rechazo, denunciando ante sus caras las violaciones a la democracia y a los derechos humanos cometidas por estos dos regímenes, así como el de Daniel Ortega en Nicaragua.

El primero en diferenciarse fue el presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, quien hizo en esta su debut en cumbres regionales. Durante su intervención, Lasso advirtió que el futuro común de la región solo puede construirse en libertad.

"Libertad para nuestros ciudadanos, para abrir nuevos mercados , para comerciar, soñar y crecer juntos en una plena democracia donde existan elecciones transparentes, donde se respete la libertad de expresión, donde se respeten los derechos humanos y las libertades políticas de los opositores a nuestros gobiernos", pidió.

Otro quién planto la cara por la democracia fue el paraguayo Mario Abdo quien manifestó: "Mi presencia en esta cumbre, en ningún sentido ni circunstancia representa un reconocimiento al gobierno del señor Nicolás Maduro. No hay ningún cambio de postura de mi gobierno y creo que es de caballeros decirlo de frente".

"La legitimidad democrática se va construyendo día a día, honrándola con nuestro actuar. No inmiscuyéndose en otros poderes, no manipulando la justicia. Yo quiero esto para toda la región. No hay otro camino que no sea la democracia", aseveró.

De igual manera, el uruguayo Luis Lacalle Pou se dirigió directamente a las dictaduras de la región y rechazó firmemente su presencia.

"Nuestro país integra este foro porque la CELAC ha ampliado su relacionamiento con otros países del mundo pero esto no significa que caiga en desuso la participación en al OEA. Hay que ser bien claros al respectos", empezó su discurso el uruguayo. Además, subrayó que "los gobiernos nacionales, como los gobiernos de las organizaciones son esencialmente criticables, y son materia de cambio y por eso se puede discrepar con una conducción pero no se puede desvirtuar el organismo".

"Compartimos la autodeterminación y la no intervención, pero uno de los elementos que impulsa la CELAC es la democracia, el mejor sistema que tienen los individuos para ser libres", agregó.

"Participar de este foro no significa ser complaciente. Y con el respeto debido, cuando uno ve que en determinados países no hay una democracia plena, cuando no se respeta la separación de poderes, cuando se utiliza el aparato represor para callar las protestas, cuando se encarcelan opositores, cuando no se respetan los DDHH, nosotros en voz tranquila pero firme debemos decir con preocupación que vemos gravemente lo que ocurre en Cuba, Nicaragua y Venezuela", fustigó.

El gobierno colombiano no se quedó atrás y, a través de un comunicado, reiteró su desconocimiento a Nicolás Maduro.

"El Gobierno de Colombia, al igual que otros países que han desconocido el poder de facto que ejerce Nicolás Maduro en Venezuela como resultado de la elección presidencial del 20 de mayo de 2018, viciada por la ausencia de garantías a la oposición y por el fraude; expresa su rechazo a la participación del mismo en la VI Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la CELAC", reza el texto.

Asimismo, el texto agrega que el Gobierno reconoce la necesidad de integración regional y valora el papel de la CELAC para consolidar la paz y el desarrollo económico de la región, pero Colombia "no puede mantenerse en silencio ante las arbitrariedades y excesos de una dictadura en el continente en pleno siglo XXI".

En ese sentido, reafirmaron su "defensa irrestricta de la democracia. La región no puede tolerar la existencia de regímenes autocráticos en territorios vecinos que pueden llegar incluso a amenazar la soberanía territorial, por su connivencia con la corrupción, el narcotráfico y el crimen organizado".